Cuidado Terapéutico Temporal


Cuidado Terapéutico Temporal es un arreglo de vivienda temporal para niños maltratados,
abandonados y dependientes, que necesitan un lugar seguro para vivir cuando sus padres u otro pariente no pueden hacerse cargo de ellos. En ocasiones, las familias se enfrentan con problemas de adicción a drogas o alcohol, enfermedades físicas, falta de vivienda y/o entre otras situaciones.

Cuando el Departamento de Servicios Sociales (DSS) entiende que un niño no está seguro en el hogar, corre peligro y un Juez está de acuerdo en que el menor no está seguro dentro del hogar, le concede al DSS la custodia del menor. El DSS encuentra un hogar temporal de cuidado para el menor. El tiempo de estancia en hogares temporales pueden variar de algunos días o hasta más dependiendo de la situación. Las familias que ofrecen sus hogares como refugio para niños descuidados por sus familias, son reclutadas, entrenadas y con licencia para cuidar de ellos. El cuidado es temporal, mientras los padres reciben terapia y trabajan con el trabajador social para resolver sus problemas familiares. Los parientes del menor, también pueden ser reclutados y obtener una licencia como padres adoptivos. La familia de crianza, el DSS y la familia biológica trabajarían juntos para devolver a los niños a sus hogares tan pronto como sea posible. En los casos en que el niño este libre para la adopción, los padres de crianza pueden ser considerados como padres adoptivos. Miles de niños en Carolina del Norte entran en el sistema de cuidado de crianza cada año y el rango de edad de los niños llega hasta los 18 años de edad. Todos los niños de crianza traen consigo un historial de sus vidas, características, fortalezas y/o necesidades. Algunos niños en hogares de crianza requieren una amplia atención por discapacidades físicas y emocionales.

En algunos casos, estos menores necesitan reestructura en su disciplina. La mayoría de los niños de
crianza sufren baja autoestima por causa del abuso físico, emocional o sexual que hayan pasado. Todos
los niños que están bajo cuidado de crianza requieren un cuidado muy especial, de gran apoyo y sobre
todo mucho cariño y comprensión.